lucifer_vertigo_1

Llevaba unos meses en busca del tomo 9 de Sandman : Las benévolas, tras constatar por mi parte y por la de gente cercana a mí que estaba descatalogado no me quedó más remedio a esperar que lo reeditaran, cuando ¡oh milagro!, una de estas personillas cercanas a mi me regaló el primer volumen de otra de las series de la maravillosa línea de VERTIGO de DC, a la que si bien había estado tentado de comprar, quise esperar a acabar las fascinantes y oscuras, a la par que poéticas, andanzas del bueno de Morfeo y los demás Eternos. Es así como llegó a mis manos este primer volumen del principal antagonista bíblico Lucifer Estrella del Alba, antiguo dueño del infierno que se había amputado las alas y había abandonado su divino cometido en manos de un confundido y algo estresado Morfeo de los Eternos.

Lo interesante del cómics, aparte de sí mismo, es su origen. Al parecer los ejecutivos de DC andaban buscando algo nuevo y fresco que crear tras la que había sido la serie probablemente más exitosa hasta la fecha que habían tenido : The sandman. Así pues cuando en una reunión preguntaron, con el bueno de Neil Gaiman presente, ¿Qué personaje del mundillo del famoso Eterno parido por el señor Gaiman debería ser el escogido para realizar un spin off del mismo? El bueno de Neil no se lo pensó dos veces : “¿Qué tal Lucifer?”. Los ejecutivos, con una mirada de escepticismo, observaron al resto de la mesa y preguntaron si a alguien más se le ocurría algo, y al no llegar a una conclusión, la reunión se pospuso por un tiempo.  Llegado el momento tuvo lugar una segunda reunión, dónde se produjo la misma pregunta….y nuevamente la misma respuesta por parte de Gaiman : “Lucifer”. Gaiman tenía por seguro que si había un personaje ideal por su concepto y trasfondo para un spin off, ese era Lucifer. Nuevamente los ejecutivos, no demasiado entusiasmados con la idea, preguntaron si a alguien más se le ocurría algo; la respuesta fue negativa.

Finalmente, para no alargarlo, Lucifer salió como el personaje elegido para el spin off de Sandman, a manos de Mike Carey, ferviente admirador de la obra de Neil Gaiman, y que en palabras de este último, había hecho un trabajo aún mejor con su visión de Lucifer que la de él mismo.

Tras haber leído el primer tomo, no cabe duda de que el trabajo ha sido estupendo. Lucifer resulta un protagonista carismático y cabrón que encarna perfectamente el concepto gris-oscuro que le otorgó Gaiman en The sandman. Las historias que se narran siguen teniendo esa atmosfera oscura y fantástica que hizo grande a Morfeo y al resto de los eternos, y podremos encontrar a personajes secundarios ya aparecidos en The sandman, mientras comparten las peripecias con las que se va topando el príncipe de las mentiras en su nuevo contrato temporal con el cielo. Oscura, interesante, a veces sórdida y con un carisma arrollador, la serie promete desde el principio ser una cita obligada para aquellos que disfrutaron con las historias de Sandman y seguidores de la línea VERTIGO, esa línea tan maravillosa de la que parece que DC no se acuerda cuando se pone a hacer películas o series, más que en rara excepción.

 

Nota: Por lo visto hasta ahora resulta muy, pero que muy prometedor.

eldadoerrante-bloodbowl-2016-26

¡Muy buenos días amantes del deporte y la violencia!

Gracias al Warhammer Fest nos están llegando por fin noticias de la esperada reedición de Bloodbowl, el juego de especialista basado el deporte más popular del Viejo Mundo.

Por lo que hemos sabido, la caja contendrá 2 equipos de plástico, tablero reversible, dados, reglas y extras varios. A continuación, un gritón de fotos extraídas de algunos sospechosos habituales en estas temáticas workshoperas (Bell of Lost Souls y Recalcitrant Daze):

eldadoerrante-bloodbowl-2016-10

eldadoerrante-bloodbowl-2016-09

eldadoerrante-bloodbowl-2016-08

eldadoerrante-bloodbowl-2016-11

Equipos de humanos (azul) y orcos (verde), algunas minis pintadas, tablero de juego por ambas caras, banquillos y dados

eldadoerrante-bloodbowl-2016-12

eldadoerrante-bloodbowl-2016-13

eldadoerrante-bloodbowl-2016-14

eldadoerrante-bloodbowl-2016-15

eldadoerrante-bloodbowl-2016-16

eldadoerrante-bloodbowl-2016-17

eldadoerrante-bloodbowl-2016-18

eldadoerrante-bloodbowl-2016-19

eldadoerrante-bloodbowl-2016-20

Algunos bocetos de los equipos que vendrán…

eldadoerrante-bloodbowl-2016-21

eldadoerrante-bloodbowl-2016-25

eldadoerrante-bloodbowl-2016-24

eldadoerrante-bloodbowl-2016-23

eldadoerrante-bloodbowl-2016-22

Bueno y tras todas las fotos y a la vista de lo visto y leído, empecemos comentando las cosas buenas que veo:

  • Games Workshop vuelve a poner a disposición del mundo una caja básica con todo lo necesario. Esto es sin duda muy bueno ya que aporta visibilidad al juego y atrae a nuevos jugadores.
  • Aparentemente mantendrán las reglas que se han venido usando hasta ahora, cuya última revisión es del 2010. Así sí, joder, así sí. Ya está bien de andar cambiando reglas y formas de jugar para vender más figuritas.
  • Las miniaturas son de plástico y no de resina frágil y baratuza. Además los humanos tienen muy buena pinta. Y está chulo el detalle de poder enganchar el balón a la peana.
  • Habrá otros 4 equipos más de plástico (Skavens, Elfos, Nurgle and Enanos)

Y ahora lo malo, porque no dejamos de estar hablando de Games Workshop:

  • Los equipos no vienen completos. En un mundo en el que los jugadores parten del hecho de jugar con todos los posicionales desde el primer roster, ¿qué sentido tiene vender equipos a medias?
  • ¿Qué demonios es eso de “Zona Mortal – Jornada 1“? ¿Ya empezamos con las historias de publicar las cosas a cachos?
  • Habrá más equipos que los antes mentados (Humanos, Orcos, Enanos, Elfos, Skavens y Nurgle)… pero de resina. Buuuuu… si quieres usar material barato usa plástico, no resina de mierda, que encima será el Finecast chungo de GW.
  • Los orcos tienen la estética warhammera “exagerada y seria” que me hizo abandonar definitivamente a los pieles verdes hace ya bastantes años. Bueno, esto igual es más neura mía que otra cosa… pero vaya, que para mí los orcos tienen que ser más graciosos que otra cosa: para meter miedo ya está el caos, coime.

– – –

En el Warhammer Fest también hablaron de Age of Sigmar y Warhammer 40.000, pero en lo que respecta a mí personalmente, de Age of Sigmar no he visto miniaturas que me gusten ni para jugar a rol…

De Warhammer 40.000 comentaban cosas como que iban a sacar cosas de Forge en plástico (lo cual es bien) y decía el bueno de Jervis Johnson que algo iba a pasar en el universo de Wargammer 40.000 que lo iba a cambiar drásticamente, aunque no tanto como en el caso de WF y AoS (vamos, lo que vino a ser la destrucción del universo de Warhammer Fantasy). Lo mismo es una campaña tipo “El ojo del Terror” con impacto en el trasfondo, como el avance de la trama Lobos Espaciales vs Ángeles Oscuros, pero viendo el ritmo que llevan yo apostaría por algo como sacar reglas para barcos y submarinos o algo así (desde quinta sacaron tanques enormérrimos, roboces gigantes y cazas, para octava ya sólo les queda monetizar el mar…).

Humo resaltando por encima de las copas de los árboles. Grito. Casa aislada a la vera de un bosquecillo. Cerramiento muro de piedra lleno de malas hierbas. Antigua construcción reformada, de dos plantas, una de piedra deteriorada por el paso de los años, otra moderna con un techo de paneles solares. Piedra gastada y hierro forjado, brillos de cristal oscuro. Ventana abierta por donde sale el humo. Insultos saliendo por ella, de una densidad tan pegajosa como el oscuro humo. Cristal sucio y polvoriento de otro ventanal, tras el cual las figuras se mueven a través de un estático e inmóvil mobiliario; cocina, comedor, salón, recibidor, parecen espectadores esperando lo peor dentro de la niebla de humo…

Cocina donde una pota en precario equilibrio sigue soltando los vapores de una comida quemada. La vitrocerámica está apagada, pero brilla un fulgor rojo anunciando que uno de los fogones está todavía caliente.

Comedor con una enorme mesa que cojea por un peso que no para de moverse encima de ella, cojea como tratando de desembarazarse de esos actos que la perturban.

Salón donde una alfombra se humedece de sangre que mana de una piel abierta, intentando consolar y enjuagar tal lloro afligido, absorber toda la pena de lo acaecido.

Recibidor desde el que entra el aire puro por una puerta entreabierta, como tratando, sin demasiado éxito, liberar al ambiente denso y sofocante.

Un hombre grabando con un móvil. Moviéndose pausadamente, con firme pulso, enfocando la figura inerte, recorriendo con el objetivo centímetros de piel, recreándose en la muerte, cual mosca encima de un cadáver.
Golpe seco. Un tipo con un cuchillo y una chica tirada encima de la mesa de madera labrada. La mesa deja de cojear.

Estas siendo muy mala.

Mujer grogui medio noqueada. Un cuchillo dando palmadas en un carrillo hinchado remarcando cada palabra. El filo deslizándose sobre unos labios reventados bajando hasta la camisa y cortando suavemente los botones mostrando, el pecho agitado y convulso de una respiración acelerada.

¿Estas grabando?

Gesto afirmativo. Sonrisa depravada. Movimiento lento delante del cámara lamiendo el cuchillo ensangrentado.
El filo lavado con babas se desliza desde el pie recorriendo curvas hasta el pecho.
Un corte preciso que demuestra un filo afilado, hace saltar un último botón que rueda por las baldosas de color indefinido.
Un último botón que se libera del hilo que lo aprisiona a la camisa, que se abre desbordando un seno abundante, que desvela una necesidad.
El botón rueda. Rueda siendo grabado por el móvil, rueda hasta tocar el zócalo bajo la ventana de la cocina.
El móvil se eleva. Por un momento encuadra una cara reconocible; el rostro de un Andrés  que abre la boca al ser sorprendido. El individuo que está grabando queda con la misma cara de susto que nuestro conocido doctor.
Antes de poder decir nada sus ojos se abren desmesuradamente.
Sigilo y un fuerte impulso que llegó por detrás.
Impulso que hizo penetrar hasta el mango un cuchillo de monte.
Cuchillo de monte que al salir del cuerpo salpica.
Salpica de sangre el móvil que cae al suelo.
Suelo de color indefinido que se vuelve carmesí con la sangre que brota del pecho, sangre sin alma, sangre de un cuerpo vacío que ha caído a las baldosas definiendo un nuevo contorno.  

El móvil sigue grabando desde el suelo, graba a Enrique, brazo y cuchillo gotean desde arriba. Una de las gotas cae y deja en fundido en rojo la imagen de furia de Enrique.
Furia estática que queda grabada así en un aparato que ya no sirve para este mundo, ya no sirve para lo que servía, sólo una función limitada. Solo graba a un par de pervertidos que creen que son las nuevas estrellas del porno. Creen preservar la decadencia de una civilización pasada. Creen que sus películas los hacen únicos e inigualables…

Creen…

O creían…

Se acaba de recoger el sonido de un disparo, queda almacenado como información digital de unos y ceros.

…Cero