Auténtico terror gótico

Halloween se aproxima, una noche mágica en la que los límites entre este y el Otro Mundo están más cerca y echan capítulos especiales de los Simpson. Es también una de esas noches en las que muchas mesas de juego ponen en práctica la ancestral práctica de contar historias de miedo mientras tiran (o no) dados de colorines.

Aviso a navegantes: este post va sobre usar la novela gótica como inspiración rolera. Dicho esto, téngase en cuenta lo que significa novela gótica. Crepúsculo o Entrevista con el vampiro no son novelas góticas; El Castillo de Otranto o Los misterios de Udolfo sí lo son.

Dejémonos llevar por el calor de las válvulas del órgano fúnebre y por la fría brisa de otoño, por la atmósfera del bosque a la luz de la luna y los aullidos de los lobos, por los misterios que aguardan en las bibliotecas ocultas en la mazmorra del castillo y las probetas humeantes de los laboratorios de alocados científicos victorianos.

Dentro de la gama de juegos de terror, para celebrar Halloween, me gusta pensar en el terror gótico, ese terror decimonónico que es la simiente de casi todo el terror contemporáneo. No es que sea el origen de toda historia de miedo, claro, pero es la visión romántica del victorianismo lo que termina de redondear leyendas medievales en auténticas historias de fantasmas tal y como hoy las conoces. No en vano el romanticismo (y sobre todo la corriente gótica) tiene en la Edad Media una de sus inspiraciones fundamentales.

Si queremos llevar a la mesa de juego el terror de estilo gótico, más que en juegos y ambientaciones hay que pensar en estereotipos. De hecho hay juegos que a pesar de tener en su esencia el tema gótico puede que sean hasta contraproducentes para montar partidas que reflejen este ambiente concreto. Sí, Vampiro, estoy pensando en tí.

Antes de entrar a desgranar el género, hay que recordar que lo gótico, representado inicialmente por la novela gótica, no es, por mucho, un buen sitio para buscar excelencia literaria. De hecho, la novela gótica viene a ser uno de los primeros movimientos literarios de corte popular y sensacionalista, que busca vender a través del morbo y la provocación. Un poco parecido a, como es ahora mismo, todo lo que tiene que ver con lo macabro, pero con menos tetas.

Volviendo al tema, una buena historia gótica incluye una serie de estereotipos, clichés y lugares comunes que se repiten casi invariablemente. Algunos de ellos, los que se refieren al dramatismo de los protagonistas, a veces son difíciles de llevar a la mesa de juego, pero casi todos son extremadamente fáciles.

Estereotipos de la Novela Gótica

  • El escenario suele ser un castillo o un monasterio. A veces encantados, a veces sólo abandonados, pero la idea es una antigua construcción apartada de la civilización. Si está relacionado de algún modo con la Edad Media, mucho mejor.
  • Siempre hay un ambiente de misterio y suspense.
  • Siempre hay maldiciones que recaen sobre los lugares o los desgraciados protagonistas.
  • Suceden eventos para los que no hay explicación razonable, abriendo la puerta a pensar en lo sobrenatural.
  • Los personajes son dramáticos y emocionalmente extremos.
  • Los nombres rimbombantes y ridículos son habituales.
  • Siempre hay un personaje femenino frágil e inocente: la Doncella.
  • Siempre hay un personaje masculino patriarcal y tiránico: el Tirano.
  • La primera se ve forzada a cumplir alguna terrible imposición por parte del segundo.
  • Erotismo contenido.
  • La respuesta emocional de los protagonistas afecta a cómo ven su entorno.

El dramático impacto de la relación entre la Doncella y el Tirano no es fácilmente adaptable a una partida de rol (a no ser que sea el caso de una aventura en solitario) pero todo lo demás, como se puede ver, sí.

El último punto de la lista puede ser especialmente divertido de jugar, sobre todo si hay pocos jugadores en la mesa. Sencillamente pasa notas a cada jugador, en momentos distintos de la partida, explicándoles que son ellos los únicos que se dan cuenta de tal o cual detalle.

Teniendo en cuenta que escribir una partida de rol no es lo mismo que escribir literatura, hay algunos puntos extras a tener en cuenta…

Premisas para una partida de terror gótico

  • No hace falta ser original: la gracia está en los detalles, no en la historia.
  • Haz que cada personaje sea una de las claves de la historia. En el entorno cerrado de un oneshot puedes permitirte que uno de los PJs sea el dueño del castillo, otro el mayordomo, otro el invitado y otro el muerto (mmmm, se me está ocurriendo una idea…)
  • Haz que cada personaje jugador resulte intrigante a los ojos del resto. Dales motivaciones secretas a cada uno de ellos y déjales sospechar.
  • Pide tiradas “falsas” de vez en cuando de determinadas habilidades (Escuchar, Psicología, Averiguar intenciones, Intuición, Consciencia, etc).
  • Haz tiradas tras la pantalla y ríete malévolamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *