Hola frikeros y frikeras, permitidme que me presente, yo soy Arkhaine. Bueno…a ver, tengo que presentarme…y este blog va de cosas nazis…digo frikis no?, pues se me ocurre empezar por el principio, me imagino que soy friki desde hace más de 20 años?, buff como pasa el tiempo.

Los inicios de mi dolencia deben de haber comenzado con mi gusto por aquellos libro-juegos o vive tu propia aventura, creo que empecé por unos libros donde escogías ser caballero o mago y continué con la saga de libros negros de D&D, los tengo todos y cada vez que me encuentro con alguno del estilo me lo compro, otra cosa es que lo lea luego, tengo un problema con la acumulación de cultura…el caso es que eso junto a grandes mitos del cine de los ochenta como Dentro del Laberinto, Los Goonies, etc…se convirtió en un caldo de cultivo de un friki de manual.

Luego uno descubre el rol y pa qué te voy a contar, mi primer contacto fue de casualidad cuando me tropecé en un merendero con un crío que tenía una copia de La Llamada de Cthulhu de JOC, tardé años en descubrir que había jugado a ese juego (creo que era la mítica aventura de la casa Corbitt) y ahí me enganché, recuerdo que me compré de aquella el Señor de los Anillos (sin haber leído la obra en que se basa, para eso esperé a que sacaran la película y ya ahí me vi obligado) y más tarde me pillé el Star Wars, si, de D6, alabemos a JOC que nos trajo las grandes escrituras. A estos siguieron el manual del Cyberpunk 2020, El Vampiro la Edad Oscura…y muchos más.

Yo de aquella empecé a dirigir a El Señor de los Anillos y aunque no sería muy fiel al sistema ni a la ambientación (recordemos que no me había leído la obra de Tolkien), bien que me lo pasaba matando personajes…digo creando historias únicas y fascinantes. Vaya curro de mapas con anotaciones que me hacía en mis horas muertas que todavía conservo en aquellas míticas hojas de exámenes del colegio.

Otras facetas frikis de mi perdida adolescencia fueron las partidas al Heroquest, las miniaturas de Warhammer o aquellas Magic The Gathering que empezaban a petarlo, eso si con un carácter amateur que siempre me gustó mantener a ser posible.

Estuve unos años con el frikismo de capa caída y lo retomé sobre los 20 años cuando me introduje en el Blood Bowl y contacté con una serie de buena gente entre ellos nuestros buenos Max Power, Assenoth y Masamune que me reavivaron mi vena rolera y friki en general.

Aguantamos el tirón de la vida universitaria y laboral como pudimos y una vez fuera aunque seguimos dándole al vicio rolero también hemos ido incorporado las partidas esporádicas a juegos de mesa que no necesitan tanta preparación así como idas y venidas de vuelta a juegos nostálgicos como nuestras últimas partidas de Magic o de Heroquest (el de toda la vida, no ese malnombrado del 25 aniversario eh?).

Y aquí estamos y seguiremos, frikis hasta la médula y con ganas de seguir en la brecha.

Un saludo frikeros, nos leemos.