¿Ya somos todos frikis?

Tus frikadas ya no son tan frikis. ¡Aunque lo intentes!

Ahora la vida es cada vez más pública, nos gusta sentirnos orgullosos de lo que antes nos daba vergüenza. Los jóvenes hablan desde las redes todo lo que se les pasa por la cabeza, se opina abiertamente en un país en el que hace poco había una dictadura, haciendo de la terapia pública, de la sentencia y la confesión una fiebre con tintes de todo tipo, haciendo que la realidad sea casi un viaje psicotrópico.
Los cambios se suceden sin que los asimilemos o sin importarnos darles el peso que tienen y en realidad es difícil pues la gravedad es creciente. Si paramos nos caemos en espiral, mantenemos el equilibrio gracias a seguir rodando.
Una caja musical con un carrusel de circo donde no somos los espectadores, sino los actores, y dando cuerda está el sistema tan bien engranado.
El espectáculo debe seguir y nos dan todo lo que necesitamos, se fijan en todos los detalles para facilitarnos nuestras necesidades… Mmmmm… Bueno igual no, igual simplemente generan nuestras necesidades en base a lo que somos. ¿Quiénes somos? Saben muy bien de que pasta estamos hechos, pues son conscientes de todas nuestras rarezas. Ya no somos tan frikis porque han estudiado los metadatos con amplitud y nos meten en grupos de mercado.

Pero… ¡Oh!

¿Qué está pasando?

¿Estoy diciendo que el sistema se ha vuelto friki?

Sin duda ha tenido que ampliarse con tantos gustos, etiquetas y hashtags, que ya no sabe si está controlando o está siendo controlado por la marea de información que desprendemos.
En verdad dejamos rastro digital, yo diría que incluso impronta.

Hemos forzado a las multinacionales a ser flexibles y serviles.
¿Estaremos siendo activistas sin saberlo gracias a nuestras frikadas?

¿El mundo estaría cambiando democráticamente si todos estuviéramos conectados por la red?

Trazar líneas de conexión entre análisis de gustos, en base al espionaje global de la gente, y el que ahora haya cosas para todos los gustos, no creo que sea una conspiranoia de las que hacían en la guerra fría. La realidad siempre supera a la ficción.

Es más, si te fijas, mucha gente está haciendo de su vida un reality, desde youtubers hasta madres que graban y ponen todo lo que hacen sus hijos pequeños. El Gran Hermano de George Orwell y los episodios de Black Mirror son reflejo de la actualidad.

¡¡¡Hasta los animales tienen sus seguidores!!!

Tenemos asumido nuestro papel en esta obra mundial.
¿No creéis que somos grandes actores?

”Forzoso es hablarle al vulgo en necio para darle gusto”
“Ser o no ser, esa es la cuestión”
“La vida es sueño”

La privacidad ha sido vulnerada pero todavía nuestras mentes son un reducto de originalidad sin patentar, pero… ¿Quiénes somos?

¡Uy!

Y si nos implantaran internet en el cerebro… ¿Llegaremos a compartir todo sin reservas?

¿La transparencia será un logro o una lacra?

El “just in time” nos hace cambiar a todos por igual. ¿Somos más heterogéneos ahora o menos?

¿El gran peligro que se avecina es la falta de creatividad pues todo será normalizado?

¿La evolución del ser humano está en peligro?

¿El friki ha muerto?

Chan chan chaaaaannn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *